¡Del campo a tu casa a un clic de distancia!

Los frutos secos alargan la vida

En el año 2013 la New England Journal of Medicine publicó un artículo titulado "Association of Nut Consumption with Total and Cause-Specific Mortality".

El artículo es el resultado de un estudio exhaustivo realizado durante más de 20 años con más de 100.000 personas con el objetivo de estudiar la relación entre el consumo de frutos secos y la mortalidad general y específica.

Los resultados del estudio pueden llegar a ser de mucho interés para aquellos que quieran tener elementos claros a la hora de definir sus hábitos alimenticios y lograr una vida plena y saludable.

RESUMEN

ANTECEDENTES

El consumo de frutos secos de cáscara dura (nueces pecán, nueces comunes, almendras, avellanas, castañas, entre otros frutos que en idioma inglés se engloban bajo el término “nuts”, el cual excluye a otros frutos secos sin cáscara dura como, por ejemplo, los dátiles, las pasas de uva o los higos secos) ha sido relacionado con la reducción del riesgo de contraer enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares y diabetes mellitus de tipo 2. Sin embargo, aún no es del todo clara la relación entre el consumo de frutos secos de cáscara dura y la mortalidad.

MÉTODOS

Hemos examinado la relación entre el consumo de frutos secos de cáscara dura y la subsecuente mortalidad general y de causa específica entre 76.464 mujeres que participaron del Estudio de Salud de Enfermeras (Nurses’ Health Study – 1980-2010) y 42.498 hombres que participaron del Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud (Health Professionals Follow-up Study – 1986-2010). Los participantes con historial de cáncer, enfermedad del corazón o infarto fueron excluidos. El consumo de frutos secos de cáscara dura fue medido desde el momento inicial de ambos estudios y la medición fue actualizada cada 2 a 4 años.

RESULTADOS

Durante los 3.038.853 años-persona de seguimiento 16.200 mujeres y 11.229 hombres murieron. El consumo de frutos secos de cáscara dura fue inversamente relacionado con la mortalidad general tanto entre mujeres como entre hombres luego de haber realizado los ajustes para otros factores de riesgo conocidos o sospechados. Los coeficientes de riesgo de muerte, combinados y multivariantes, entre los participantes que comieron frutos secos de cáscara dura, comparados con aquellos que no lo hicieron, fueron de 0,93 (95% de intervalo de confianza [IC], 0,90 a 0,96) para el consumo de frutos secos de cáscara dura con una frecuencia menor a una vez por semana, 0,89 (95% IC, 0,86 a 0,93) para una vez por semana, 0,87 (95% IC, 0,83 a 0,90) para dos a cuatro veces por semana, 0,85 (95% IC, 0,79 a 0,91) para cinco o seis veces por semana y 0,80 (95% IC, 0,73 a 0,86) para siete o más veces por semana. También se observaron relaciones inversas significativas entre el consumo de frutos secos de cáscara dura y las muertes por cáncer, enfermedad coronaria y enfermedad respiratoria.

CONCLUSIONES

Durante los 3.038.853 años-persona de seguimiento 16.200 mujeres y 11.229 hombres murieron. El consumo de frutos secos de cáscara dura fue inversamente relacionado con la mortalidad general tanto entre mujeres como entre hombres luego de haber realizado los ajustes para otros factores de riesgo conocidos o sospechados. Los coeficientes de riesgo de muerte, combinados y multivariantes, entre los participantes que comieron frutos secos de cáscara dura, comparados con aquellos que no lo hicieron, fueron de 0,93 (95% de intervalo de confianza [IC], 0,90 a 0,96) para el consumo de frutos secos de cáscara dura con una frecuencia menor a una vez por semana, 0,89 (95% IC, 0,86 a 0,93) para una vez por semana, 0,87 (95% IC, 0,83 a 0,90) para dos a cuatro veces por semana, 0,85 (95% IC, 0,79 a 0,91) para cinco o seis veces por semana y 0,80 (95% IC, 0,73 a 0,86) para siete o más veces por semana. También se observaron relaciones inversas significativas entre el consumo de frutos secos de cáscara dura y las muertes por cáncer, enfermedad coronaria y enfermedad respiratoria.

El artículo original entero (en idioma inglés) puede ser leído aquí.

Dejar un comentario

Por favor tené en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados